A modo de despedida

Hace dos años, empecé este proyecto como una necesidad docente. Al final, lo docente se fue convirtiendo en personal porque, la verdad, he ido aprendiendo junto con mi alumnado. Medio pasito antes que ellos (y solo medio pasito). Del dicho al hecho, hay un trecho. Todos hemos oído hablar del techo de cristal, el suelo pegajoso, la diferencia de género, etc. Nos lo han dicho o escrito miles de veces. Sin embargo, cuando empiezas a trabajar en ello, y pasas al hecho, te das cuenta que el tema es como un iceberg. Hay muchísimo más de lo que vemos a simple.

He tenido la inmensa suerte de contar con la colaboración desinteresada de muchísimas científicas que han participado en el blog haciendo sus aportaciones. He tenido la inmensa suerte de poder trabajar interdisciplinarmente con parte del profesorado de mi centro y de otros centros (y para quien trabaja en este colectivo sabe que eso no es tan común como debería). Y sobre todo, he tenido la inmensa suerte de contar con la participación activa de una parte importante de mi alumnado durante estos dos cursos académicos. A todos ellos, Muchas Gracias.

Algunas personas me han preguntado la razón para terminar este proyecto. Esa razón es, para mí, muy sencilla. En el nuevo proyecto en que me he embarcado el próximo año (El Parque de las Ciencias de Granada) pierdo la docencia directa con un mismo grupo de estudiantes a lo largo del curso académico. Y sin ese contacto, se pierde la esencia del blog: hablar del tema.

Un cordial saludo a todo el mundo,

Jorge Yáñez González


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada